Espacio Sumay Simi

Acompañamos y albergamos a personas atravesadas por una discapacidad o una patología psiquiátrica grave.

Nuestra PropuestaObjetivosFotos

Ubicado en:
Alfredo Gramajo Gutiérrez 3634
CABA.

El dispositivo “Espacio Sumay Simi” procura ser un espacio para recibir, albergar, acompañar, e incluir paulatinamente en el tejido social a las personas de la Federación Familia Grande Hogar de Cristo que están atravesadas por una discapacidad o una patología psiquiátrica grave.

La presencia, en el Hogar de Cristo, de personas vulnerables que están o han estado en situación de consumo problemático de Paco y presentan alguna discapacidad, ya sea física y/o mental, o patologías psiquiátricas graves, nos presentó el desafío de construir un espacio de intervención específica para continuar, mejorar y optimizar su acompañamiento integral y comunitario.

Las barreras físicas, sociales, económicas y culturales que debe afrontar esta población para acceder al desarrollo de sus potencialidades y a una vida digna en sociedad, son inmensas. Las personas con discapacidad muy pobres y en consumo problemático,  suelen ser las que no caben en ningún sistema, las que escapan a todo protocolo.

Esta población no logra ser atendida en Hospitales Psiquiátricos Monovalentes, así como tampoco en Hospitales Generales, que no encuentran espacios convivenciales que puedan alojarlos, quedando muchas veces confinados a vivir en situación de calle, expuestos a una gran cantidad de situaciones de riesgo de todo tipo, sin posibilidad de recibir tratamientos médicos, kinesiológicos, psiquiátricos ni psicológicos, debido a su situación de pobreza y marginación.

Es así que, en abril de 2019 la Federación FGHC de la mano de AUPA encara el desafío de crear el “Espacio Sumay Simi” destinado a dar respuestas a los innumerables desafíos que proponen las situaciones de estas personas, que ya venían siendo acompañadas por los Centros Barriales y otros dispositivos.

Federación: Familia Grande Hogar de Cristo

Los Centros Barriales, las Cooperativas y otros dispositivos del Hogar de Cristo de todo el País, se han nucleado en esta Federación que los representa.

Sumay Simi nace de la unión de dos vocablos quechuas. Por un lado, “Sumay” que significa: “calma” o “calmar” y “Simi” que significa: “habla” o “hablar”. Su traducción sería entonces “calmar hablando” o “calmarse al hablar”.

Podría pensarse como calma al ser escuchado por un otro. Esta frase compuesta le da luz y sentido a una premisa básica en salud mental: la palabra y la escucha curan. Pero ésta no es sólo una escucha clínica. Es una escucha y una mirada integral, que busca alojar, y detenerse en las necesidades de cada persona en particular. Esto busca marcar una primera diferencia, en comparación con un sistema y una sociedad que no presta sus oídos. Que relega, que oprime, que no incluye.

Las dificultades de comunicación de esta población nos obligan a estar atentos, captar las señales, buscar modos diversos para conectarnos. La mirada que estigmatiza –y ellos son los más estigmatizados- nos invita a cambiar nuestra mirada, a no juzgar, a descubrir sus potencialidades, sus capacidades, y ver al mismo tiempo las capacidades que despierta en nosotros. Sus dificultades para “mejorar” o “avanzar” ponen en jaque nuestro modo de vincularnos. Lo que esperamos de ellos y lo que efectivamente puedan realizar nos enseña a ser humildes en el acompañamiento, respetuosos de los procesos, de su plena dignidad como personas.

Nuestra Propuesta

La propuesta apunta a eliminar las barreras que en sí inhabilitan a personas con discapacidad, incluso más que la disfunción específica en alguna capacidad que las atraviesa. Se busca el acompañamiento integral de sus trayectorias vitales, para poder lograr mayores niveles de autonomía, el desarrollo de sus capacidades y una plena inserción en la vida social y comunitaria, recomponiendo su tejido social y rompiendo el aislamiento al que se hallan confinados. Así, la propuesta implica la terapéutica profesional en salud y salud mental, pero la trasciende, buscando una consideración integral de los aspectos que hacen a la vida humana en sociedad e intentando dar respuesta a ellos.

El Espacio Sumay Simi cuenta con la Casa Miserando localizada en el barrio de Pompeya (Ciudad A. de Buenos Aires) desde la que se coordinan todas las actividades (talleres, reuniones, atenciones individuales, espacio de encuentro diario) y con capacidad para vivienda para 10 personas aproximadamente y otras casas amigables que permiten dar respuesta a la situación habitacional de los destinatarios del espacio: Casa Beyrouth, Casa Centenera, Casa Abasto, Hotel Flores, en donde residen personas que pertenecen al dispositivo y en su mayoría acuden periódicamente a realizar tratamiento, o a los espacios de encuentro de Sumay Simi.

Las acciones se llevan a cabo con un equipo de profesionales, de acompañantes pares y de voluntarios que son particularmente sensibles a esta problemática.

Los profesionales que acompañan esta tarea son, con diferentes dedicaciones, de los siguientes perfiles profesionales: psicólogos, psiquiatras, terapistas ocupacionales, músicoterapeutas, arteterapeutas, profesor de educación física.

El objetivo es acompañar la vida de las personas en todos sus aspectos, de manera integral. Por lo tanto, en su modo de intervención, este dispositivo dista mucho de una institución psiquiátrica monovalente, de intervenciones en el ámbito hospitalario o en consulta privada y también de centros para la atención de discapacidades. Sin embargo, se articula el trabajo con hospitales generales, psiquiátricos y con comunidades terapéuticas vía Sedronar, cuando resulta necesario.

Actualmente los espacios individuales y grupales con los que contamos y que funcionan con una frecuencia semanal son:

  • Espacios de intervención individual:
  • Atención psicoterapéutica.
  • Atención psiquiátrica, con suministro de psicofármacos.
  • Espacios de intervención grupal:
  • Espacio de Terapia grupal.
  • Reunión de Convivencia.
  • Talleres de Musicoterapia, Artes combinadas, Terapia Ocupacional, Fotografía, Ajedrez y Poesía.
  • Educación Física.

Objetivos de nuestro espacio:

R
Sostener un espacio diario de encuentro, en el que satisfacer necesidades de alimentación, higiene y cuidados básicos de la salud.
R
Generar vínculos personales de cercanía con las personas integrantes del Espacio, que perduren a lo largo del tiempo y que trasciendan la mera asistencia vinculada a tratamientos relacionados con sus problemáticas, velando por una real inserción comunitaria.
R

Brindar atención psicológica y psiquiátrica según la necesidad de cada uno.

R
Desarrollar actividades recreativas, culturales, deportivas, laborales y sociales, entre otras, ajustadas y adecuadas a cada tipo de problemática que atraviesa a la población acompañada.
R
Incorporar disciplinas de salud integral como la Terapia Ocupacional, otras asociadas a las artes, las basadas en la rehabilitación del cuerpo y todo recurso creado que contenga, calme, acompañe y alivie cualquier dolencia psíquica y/o estimule la recuperación física, buscando que cada persona logre una autonomía general, potenciando sus capacidades postergadas.
R
Fomentar la participación activa de los propios integrantes del Espacio Sumay Simi en la planificación y realización de tareas relacionadas al acompañamiento de otras personas o vinculadas a la gestión del dispositivo. Siendo estas tareas, además de otras que pueden generarse, fuentes de trabajo, en pos de su independencia y participación activa en la comunidad.
R
Gestionar espacios habitacionales individuales y comunitarios, tanto transitorios como permanentes.